zapatos polo ralph lauren mujer de las navieras sufren el robo de combustible a sus remolcadores

men ralph lauren de las navieras sufren el robo de combustible a sus remolcadores

Tras ensayar diversas fórmulas para reducir el ordeo de combustible que perpetra la propia tripulación a los remolcadores, varias navieras optaron por asumir como parte del costo operativo el que un porcentaje del carburante de consumo de sus embarcaciones pueda ser robado. Cerca del 90% del combustible que se roba, dice Guillermo Ehrecke, presidente del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos del Paraguay, proviene de los remolcadores; y un 10 %, de las barcazas que transportan combustible para Petropar y otros clientes.

Un remolcador grande, explica, que hace viajes entre el Río de la Plata y Asunción o Río de la Plata y Corumbá (Pantanal) carga 250.000 a 300.000 litros de combustible en sus tanques.

“En muchos casos he escuchado decir a algunos colegas que asumen entre un 10% a 15% de faltantes. Una cantidad que, al final, aparece como combustible consumido en los motores. Pero los armadores sabemos que los motores no consumen esa cantidad de combustible por hora como declaran”, aade.

Si se toma como parámetro que en el mercado legal el gasoil se comercializa a 5.800, calcula Ehrecke, esto significa más o menos un dólar con 20 centavos, lo que multiplicado por 30.000 litros equivale a unos 36.000 dólares por embarcación, por viaje. “Es mucho dinero para que no lo asuma como un costo”, resalta. Sin embargo, poco o nada pueden hacer al respecto, por una sencilla razón: no hay personal capacitado para el sector.

PERSONAL SI SE TOMAN MEDIDAS DRSTICAS CON EL PERSONAL POR ESTE TIPO DE SITUACIONES, SENCILLAMENTE IRN QUEDANDO SIN TRIPULACIN.

“Hay una tremenda escasez de mano de obra calificada frente al crecimiento de las cargas en la región y de la cantidad de embarcaciones que hay navegando en los últimos aos. En cambio, la mano de obra no creció en la misma proporción”.

Se está, dice, frente a una mano de obra muy cotizada. Tal es así que el salario de un marinero que está en la escala inferior se halla entre los 3 y 5 millones de guaraníes; en tanto que la de un capitán oscila entre 10.000 a 12.000 dólares por mes y trabaja 180 a 200 días al ao.

“Uno no entiende cómo en un ambiente en que el personal percibe los salarios que ganan en este sector cometan este tipo de robos”, agrega y reconoce que es la realidad con la cual tienen que lidiar. “La deslealtad del personal es un elemento central en esto”, sostiene el presidente de los armadores fluviales.

LOS LUGARES. El empresario naviero recuerda que hay lugares muy conocidos a lo largo del río Paraguay donde los tripulantes de las embarcaciones operan con sus cómplices en tierra. Cita en primer lugar la zona de Pilar, cerca de ella, Curupayty (al sur); Mburicá (al norte).

En el área metropolitana de Asunción,
zapatos polo ralph lauren mujer de las navieras sufren el robo de combustible a sus remolcadores
San Antonio, “donde es muy activa la realización de este tipo de cosas”. Puerto Pabla, la zona de Chaco y por debajo del puente Remanso se vende combustible.

El problema que se plantea con este tipo de ilícito, cree Ehrecke, es que hay demasiados involucrados. “Hay todo un sistema de alerta que manejan a través de los denominados campanas, que son los que avisan si alguien que no frecuenta la zona aparece por el lugar”, aclara. Por esta razón es muy difícil pescarlos in fraganti”, agregó.

ESTACIONES. Gran parte del combustible robado, dice Ehrecke, va a parar a las estaciones de servicio. “Hay estacioneros que bajo el emblema que fuere, cuando hay la ocasión , y no existe un control sobre lo que compran o venden, también se involucran en el asunto. Son los que pueden recibir el volumen de combustible de que estamos hablando. Tienen tanques de 10.000 a 15.000 litros para gasoil. Pueden recibir la carga sin problema”, explica. Son los mejores clientes, aade.

En las reuniones de los empresarios navieros, la preocupación por el robo de combustible está siempre presente. No solo por el perjuicio económico, sino por el riesgo que representa el trasvase del gasoil en las condiciones muy precarias en las que se realiza. Si hubiere algún tipo de accidente, pueden perderse la propia embarcación y sus tripulantes. Además, está latente el peligro de un derrame del combustible al río.

UN SECTOR QUE GENERA 400 MILLONES DE DLARES AL AÑO

El sector del transporte fluvial genera un ingreso de divisas de alrededor de 400 millones de dólares al ao. Paraguay tiene el 80% de la flota regional que se compone de cerca de 200 remolcadores y unas 2.300 barcazas.

Como tripulantes directos están registradas unas 9.000 personas. “Es la gente que está navegando de una u otra forma”, explica Ehrecke.

“Nuestro país, al tener el 80% de la flota regional hace, por ejemplo, transporte de mineral de hierro del Brasil para Argentina; o de Bolivia para el Río de la Plata. También trae combustible del Río de la Plata hasta Brasil o Bolivia”.

Es decir, además de lo que se transporta exclusivamente de y hacia Paraguay, también se realiza para otros países.

Sin embargo, el crecimiento del sector está limitado en estos momentos por la disponibilidad de mano de obra y de capital para la inversión, explica el empresario, porque un convoy de 16 barcazas y un remolcador pueden costar entre 20 y 30 millones de dólares.
zapatos polo ralph lauren mujer de las navieras sufren el robo de combustible a sus remolcadores