ropa de ralph lauren barata Juan Castillo cantó Las 40

ralph lauren uk sale Juan Castillo cantó Las 40

Una hora y media después de la hora pactada para la entrevista, por fin veo aparecer a Juan Castillo con unas carpetas bajo el brazo, charlando distendidamente con una persona que bajó junto a él en el ascensor. Pero no tengo suerte, sin percatarse de la presencia de cronista y fotógrafo en la antesala de su despacho, el director de Trabajo enfila para la puerta principal del Ministerio y se pierde de vista. Espero que no se haya ido, olvidando la cita. Su secretaria me tranquiliza cuando le pido que lo llame al celular: “Debe haber salido a fumar”. Cuando calculo que deben ir como tres cigarrillos me gana la impaciencia y me acerco a la puerta. Conversa con la misma persona. Decido esperar un poco más sin interrumpirlo: qué le hacen unos minutos más a una hora y media.

El tiempo transcurre y Castillo sigue afuera. Voy hasta la puerta otra vez y ahora habla con otra persona. Salgo. Su interlocutor le muestra unos papeles que tiene en una carpeta y Castillo lo escucha con atención. Debe de ser alguien que vio al director de Trabajo ahí afuera y aprovechó para plantear algún problema, como quien dice “vi luz y entré”. Entonces decido actuar. Me acerco, le toco el brazo y le recuerdo que estamos arriba esperándolo. “Sí, sí, ya voy”. La verdad, creo que no lo tenía presente.

Finalmente, otros minutos de espera ofrecen su recompensa. Disculpándose con un “esto es así”, llega al despacho y puedo suponer que, ahora sí, es tiempo de la entrevista. Pero no todavía. Son casi las 19, y después de estar desde las 15 en otro piso del Ministerio reunido con el ministro Murro y todo su equipo, es necesario ponerse a tiro con las novedades de su secretaría: llamadas, visitas, consultas, pedidos, más llamadas, etc.

Unos minutos más y entonces sí, por fin, llega mi turno.

A ese ritmo parece ser que transcurre la vida de Castillo en la Dirección Nacional de Trabajo (DINATRA) y según él mismo admite, el resultado lo paga su salud. “Vos tenés un estrés galopante, basta verte nada más”, le dijeron hace poco en medio de un chequeo médico. Tal vez sea porque estamos en plena negociación salarial, porque es el primer ao de esta administración o porque el clima se ha enrarecido bastante en las últimas semanas, pero “el Negro” como lo conocen sus compaeros del movimiento sindical asegura que así ha sido su vida en los últimos treinta aos y que ahora, en todo caso, solo se nota más.

Funcionario portuario que en los 90 se transformó en uno de los principales dirigentes del PIT CNT, ex vicepresidente del Frente Amplio, dirigente comunista, hincha de Rampla y de los Diablos Verdes de los “te sigo a todas partes” , vecino del Cerro y padre de tres hijos varones, Castillo es reconocido por propios y extraos como un negociador, un buscador de acuerdos. Un fiel discípulo del Pepe D’Elía, quizás. Hoy está en un lugar donde esas características se ponen a prueba todos los días. Sigue pensando como un sindicalista? Sigue creyendo en la lucha de clases? Le siguen afectando las descalificaciones personales que sufre a veces? Los “ultra” son una piedra en el zapato? Cómo lo tratan los empresarios? Por qué estuvo a punto de renunciar? Gana 100 “palos”, como le gritaron algunos docentes en medio del conflicto?

Después de una larga espera, el grabador se enciende y es tiempo de las respuestas.

Por Gerardo Tagliaferro1)La tarea en un cargo de gobierno es como la habías imaginado o te presentó alguna sorpresa?

En realidad, yo nunca me había imaginado en un cargo de gobierno. Pero no se me dificulta la tarea, he convivido muchos aos de mi vida en la negociación y en el conflicto.

2)Pero siempre siendo parte, nunca en el papel que tenés hoy.

Claro, hay otra responsabilidad y tiene unas características que te absorben una cantidad de horas del día. El equipo de DINATRA es habitué los sábados aquí en la sede del Ministerio y los domingos, lo máximo que podrás hacer es no venir al Ministerio, pero igual estás atendiendo situaciones. Es de dedicación exclusiva,
ropa de ralph lauren barata Juan Castillo cantó Las 40
absorbe mucho tiempo. Pero no me quejo, siempre hice lo que más me gustó. Me considero una persona con facilidad para la búsqueda de salidas a los conflictos y no tengo pereza.

3)El estrés es el mismo que en la actividad sindical?

Es diferente. Hay una carga que ya la siento en el físico, de hecho estoy en estos momentos en chequeos médicos que me han sugerido. Pero ya todos me dicen: “Vos tenés un estrés galopante, basta verte nada más”. Acá la responsabilidad es mayor, cuando en un conflicto representás a una de las partes tu objetivo es sacar lo mejor para esa parte. Ahora tengo que buscar lo mismo, porque estoy en un Gobierno de izquierda y comprometido con un proyecto político, pero hay que mantener un temple que permita resolver situaciones extremas.

4)Los empresarios confían en vos?

Yo creo que sí, así me lo trasladan. Sería ingrato si dijera que alguna de las partes no me está dando, al menos por ahora, una cuota de crédito. Yo los llamo y los empresarios me responden, y esta puerta nunca deja de abrirse. Recibí más críticas del sector empleador antes de asumir que desde que estoy acá.

5)Y da la impresión que has recibido más palos desde sectores sindicales que de los propios empresarios. Por lo menos ha habido cuestionamientos que hicieron ruido.

No, sindicalmente ninguno me ha cuestionado.

6)En medio de los paros de la enseanza un grupo de trabajadores vino a la puerta de tu oficina y te insultó.

Hubo un grupo de trabajadores, que después no dieron la cara ni su organización tampoco, que me dedicaron algunos cantos o me hicieron responsable de una situación en la que ellos saben que no tengo responsabilidad. Pero a los ilustres desconocidos los ignoro, yo tengo un nombre, un apellido, doy la cara siempre y camino siempre solo. Te golpea, te choca, yo no lo disimulo, te hiere que descalifiquen tu accionar quienes al rato tienen que estar pidiéndote alguna cosa. Pero por suerte mi pasado habla mejor que lo que yo pueda decir.

7)Atribuís esas descalificaciones a una cuestión personal o creés que hay una intencionalidad política?

Debe haber intereses de todo tipo. Pero esa situación o lo que se ve en las redes sociales me tiene sin cuidado. Es muy fácil insultarte en las redes sociales. Seguramente el que está criticando tu gestión está mirando la telenovela, tomando mate y en chancletas, y vos acá estás 12 o 14 horas resolviendo los problemas de verdad. Pero los sindicatos, aun aquellos que son conducidos por orientaciones que a veces no son las más negociadoras, todos han tenido un gran respeto por mí. Del insuceso de ese día, con esos cantos hacia mí, salí fortalecido porque fueron más las voces de aliento después. Además, yo ni siquiera estaba ese día en el Ministerio, estaba en el interior negociando dos conflictos importantes.

8)Qué habría pasado si hubieras estado acá?

Tal vez mejor que no haya estado, porque como siempre doy la cara, si sentía eso iba a tener que salir. Si no le debo nada a nadie ni tengo por qué esconderme. No sufro de amnesia política, lo que hice toda la vida lo sigo haciendo y mi concepción no ha cambiado. Estoy segurísimo de que esos cantos no interpretan a quienes ellos decían representar, los maestros o docentes de este país.

9)Por qué ibas a renunciar?

Primero: yo no hice público nunca que había tomado la decisión que tomé. Se supo, pero no a partir de una declaración mía. Quien me convocó para formar su equipo fue Ernesto Murro, con quien me une una entraable amistad y el orgullo de haber compartido una misma dirección del PIT CNT en la década del 90. El 19 de diciembre de 2014 me propuso integrarme a su equipo y le debo lealtad. Y por esa lealtad, al enterarme un domingo a la noche cuando estoy regresando a Montevideo de una decisión de Gobierno (la declaración de esencialidad en la educación), le dije “hasta aquí llego”. Transcurridos los días legales para ejecutar esa resolución del Gobierno y llegado el lunes 31 (de agosto), que era el día en que se iba a ejecutar, yo agarraba las pocas cosas que traje y me iba, porque había luchado toda la vida contra los decretos de servicios esenciales, contra la limitación del derecho de huelga y este era un traspié que no estaba dispuesto a compartir. Entendí que era una decisión equivocada y que había alternativas. Y me iba a ir callado, sin propaganda y sin visitas a los medios anunciando por qué renunciaba. Le informé a las 11 de la noche del lunes 24 a Murro de mi decisión, por mensaje de texto porque salíamos de una reunión en el Ministerio. l me pidió que no me apurara, que íbamos a encontrar una salida.

10)Consultaste a tu partido?

Corté con Murro y hablé con el secretario general del Partido Comunista para comentarle. Me pide tiempo para que hubiera una reunión del Ejecutivo del Partido y que fuera ese mismo órgano, que avaló mi participación en el equipo de Gobierno, el que decidiera. Yo siempre fui un militante orgánico y lo voy a seguir siendo, no estoy acá porque pasé y vi una silla vacía. Eso sí: ni Tabaré Vázquez ni Ernesto Murro me pidieron que yo cambiara mi concepción de vida para estar acá.
ropa de ralph lauren barata Juan Castillo cantó Las 40